Mi primer maestro



MILTON GLASER
1929 : Nueva York . EUA

Cuando no existía Internet, buscar información sobre algo poco conocido que te gustara era arduo y descorazonador, aunque los hallazgos resultaban gratificantes en una medida similar. Conocí la obra de Milton Glaser siendo apenas un adolescente, antes de saber quién era (quién era él y quién era yo). Sus carteles me asaltaron, me derribaron, cosquilleaban durante días en el interior de mi cabeza con latidos dulces y picantes. Me hipnotizaban. Espoleado de esta manera, busqué. Y me encontré con que era uno de los más grandes. Si no el más grande. Desde entonces lo considero mi maestro.

Hoy sí disponemos de internet y no voy a ponerme a reescribir una biografía que está por todas partes en la red. Lo que sí te invito es a buscar una no muy extensa y a detenerte en cada línea. Seguro que cada una te abre un nuevo camino para seguir conociendo a esta figura inestimable e inmarcesible. Me gustaría que descubrieras por ti misma, por ti mismo, poco a poco, las instituciones que fundó, los compañeros de los que se rodeó y su vasto reguero de obras maestras. Te vas a llevar sorpresas y vas a aprender mucho.

A poco que navegues encontrarás la página de su estudio, que te puede servir para ir ilustrando la historia. En esa misma página, en la sección biográfica, puede leerse un pequeño ensayo que es en realidad un fragmento de la conferencia que dio en Londres el 22 de Noviembre de 2001 como miembro del Instituto Americano de Artes Gráficas (AIGA). Se titula “10 cosas que he aprendido”. Me permito ofrecértelo traducido. Los grandes hombres suelen hablar de manera sencilla.


Imágenes de la página web de Milton Glaser: [izq.] plano del maestro en su archivo, perteneciente a una entrevista en vídeo para Hillman Curtis, [cen.] propuesta de logotipo para el Rubin Museum of Art y [der.] cartel conmemorativo del 50º aniversario de la Escuela de Artes Visuales de Nueva York.