Danza de estatuas



Para los que diseñamos principalmente con fines a la impresión —y para los tipógrafos en general—, la tipografía cinética es un bello espectáculo. Como puede imaginarse por el nombre, es el ejercicio de dar movimiento a textos en formato de vídeo, combinando tipos de letra, colores y otros elementos gráficos adecuados al mensaje, que evolucionan sincronizados con un documento sonoro —canción, discurso célebre, diálogo de película, etc.—.

El auge de directorios y buscadores de vídeo en internet, como YouTube, pone a nuestro alcance muchas de estas obras: intérpretes musicales que aprovechan la técnica para sus vídeos promocionales, cortinillas de cadenas de televisión o sencillas historias contadas y escritas aprovechando toda la expresividad de los miles de tipos existentes.

Lo emocionante para nosotros es esa elevación al nivel de protagonistas de los signos del lenguaje, esos discretos útiles de los medios audiovisuales para proporcionar información concisa o subtitular lo que se nos dice en un idioma ajeno.

Antes de todo esto, los aficionados al cine nos dejábamos enamorar por el buen hacer de los grafistas de las películas, que en gloriosos ejemplos llegaban a desarrollaban toda una narrativa visual en el restringido espacio (y tiempo) de los títulos de crédito. Algo sobre lo que me gustaría explayarme algún día.

Quiero destacar sólo unas cuantas de todas las obras que podemos disfrutar en internet, por razones diversas:


[izq.] Un breve tratado de tipografía en sí, con citas de la maestra Ellen Lupton y el maestro Jeffrey Keedy.
[cen.] Tenspace, bellísima obra de la empresa japonesa de animación Wow mostrada en la semana del diseño de aquel país —la DesignTide— que tuvo lugar en Noviembre pasado.
[der.] Vídeo de la canción Sign ’O’ the Times de Prince, un precursor realizado por Bill Konersman… hablamos de finales de los 80.


[izq.] Tres promociones encadenadas del canal CourtTV (ahora TruTV); obra de la agencia Charlie Company donde se emplean con extraordinaria propiedad los recursos que otros usarán hasta la saciedad.
[cen.] Animación en la que un estudiante de tipografía presenta las filosofías de trabajo (¿contrapuestas?) del maestro Wim Crouwel y la agencia Büro Destruct.
[der.] Homenaje a la forma de nuestras letras y números, con las que el estudio Kalomnie construye una historia figurativa.