Atención a la atención



uando empiezas a asumir la importancia y responsabilidad que supone utilizar imágenes de la resolución adecuada en tus proyectos, las primeras dudas que surgen son si siempre hay que utilizar la misma resolución; en tal caso, cuál; y si no, qué resolución utilizar dependiendo del proyecto.

Verdaderamente, cada tipo de publicación precisará imágenes con un valor mínimo de resolución, valor que tampoco resulta sensato superar debido al incremento en el tamaño de los archivos que se manejan. Aunque los manuales y guías de las que podemos disponer nos suelen señalar ciertos valores —que, además, pueden variar de uno a otra—, basándome en mi experiencia real en el trato con las imprentas me permito señalar más bien intervalos de valores. El hecho de que tratándose de un mismo tipo de publicación hablemos de valores diversos nos indica que existen otros factores influyentes. Así, la distancia a la que va a permanecer la publicación del lector, el tiempo y atención que éste va a dedicar a la interpretación o contemplación de las imágenes, el detalle necesario, el número de tintas a las que se imprime una publicación, el método de impresión, el tipo de papel, los acabados que se aplicarán posteriormente… entre otros, son variables a tener en cuenta.

Revistas 300 puntos por pulgada es el valor “universal”. A la distancia media de lectura, una imagen de esta resolución no revela ni el mosaico de píxeles de la imagen original ni la trama de colores con que ha sido impresa. Revistas de consumo rápido funcionan bien con imágenes de 200 ppp, mientras que revistas artísticas que reproduzcan imágenes de calidad destinadas a ser observadas con detenimiento pueden precisar imágenes de 400 ppp o más.

Libros Tomando el valor de 300 ppp como referencia, al incluirse aquí una variedad más extensa de formatos, número de tintas, materiales y acabados, el intervalo se extiende a resoluciones inferiores. El valor menor con el que he podido trabajar ha sido 165 ppp, en el caso de un libro a una tinta sobre papel rugoso.

Prensa periódica Se editan sobre papel de baja calidad por ser muy breve su vida útil. Esta limitación no aconseja utilizar imágenes de más de 175 ppp, aunque 170 ppp es un valor muy extendido.

Impresión de gran formato Incluidos aquí los mupis u opis, la publicidad exterior de todo tipo, toldos, lonas y las vallas publicitarias instaladas junto a vías de tráfico rodado. En este caso los factores principales a tener en cuenta son la distancia del observador y el tiempo del que dispone éste para captar el mensaje. Dado que la primera puede llegar a ser de decenas de metros y el segundo de apenas un instante, la resolución puede sacrificarse hasta el extremo que el sentido común dicte, aunque un cierto “orgullo profesional” suele limitar esta rebaja a los 30 ppp. El análisis de cada caso dará como resultado un valor específico, aunque los 100 ppp suele ser un valor aceptable para un cartel ejecutado para ser observado a un par de metros de distancia como mínimo —el caso de los mupis—. En ciertos casos, para una valla publicitaria de ocho por tres metros, incluso una resolución de 1 ppp sería suficiente. No obstante, las empresas encargadas de la impresión y montaje de estos trabajos nos informarán de la resolución necesaria en cada caso.


« En esta gradación de resoluciones expresadas en puntos por pulgada, los valores habituales para cada tipo de publicación están señalados con un triángulo