Equilibrio entre resolución y lineatura


Serie LA TRAMA / 4

uando decimos que una resolución de imagen adecuada a una lineatura de 100lpp sería de 141ppp pero suele redondearse a 150ppp, ¿estamos diciendo que esa lineatura es habitual? ¿Y lo es ese redondeo? Las lineaturas más utilizadas en imprenta son: 50, 65, 80, 100, 120, 133, 150, 175 y 200lpp. De todos modos, a quienes nos dedicamos al diseño, lo que nos interesa es conocer la relación existente entre la lineatura y la resolución de las imágenes que utilizamos.

Sabemos que la resolución tendrá que ver con el material sobre el que imprimamos. De hecho, la naturaleza del soporte limita la elección de la lineatura del dispositivo de impresión y es ésta la que nos obligará a utilizar imágenes de cierta resolución. Cuando hablamos con un impresor —y de la conversación deduce que sabemos lo que significa la lineatura— una petición habitual suele ser que la resolución de las imágenes sea el doble la lineatura que va a usar para imprimirlas... y si la lineatura no sale en la conversación, atajará pidiéndonos imágenes de 300ppp. ¿Por qué? ¿Para quitarse problemas? Pues la respuesta, aunque con un trasfondo más complejo, es que sí.

Pero vayamos poco a poco: del ejemplo obtuvimos el resultado de que imágenes de 141ppp se imprimirían bien a 100lpp, pero adelantamos que esos 141ppp se redondeaban a 150ppp y ahora hablamos del doble de la lineatura: 200ppp. ¿Es realmente necesario?

Aunque según a quien preguntes te dará distintas razones, lo cierto es que el hecho de la imagen tenga el doble de resolución que la lineatura de la máquina que la imprime implica que la rasterización creará, como vimos, un punto de trama por promedio de cuatro píxeles. Estos “paquetitos” de cuatro píxeles suponen una cantidad de información cromática suficiente para que el punto de trama resultante refleje con cierta fidelidad ese área de la imagen. ¿Significa eso que a mayor resolución, la fidelidad aumenta? Pues ahí llega la respuesta que buscábamos antes, ya que una resolución, por ejemplo, triple de la lineatura, no mejora sensiblemente el resultado impreso, pero aumenta sobremanera el tamaño y peso de la imagen así como el tiempo de rasterización. Se trata, pues, de una cuestión de equilibrio que haga eficaz el trabajo de impresión. El que resoluciones mayores (en proporción a la lineatura) no impliquen mejores resultados tiene que ver con el hecho de que promediar “paquetitos” de 9 píxeles (para una relación 3:1 entre resolución y lineatura) o 16 píxeles (4:1) termina desgastando la imagen, desenfocando (o incluso eliminando) pequeños detalles en unas zonas —imaginemos un pelo negro vertical de un píxel de grosor siendo promediado con otros doce píxeles claros del fondo en la relación 4:1 y la diferencia de hacerlo con sólo 2 en la relación 2:1— y generando pixelados y muaré en otras. Una imagen de gran resolución, pues, no sirve de nada si no se corresponde con la lineatura adecuada.


Esquemas de las celdas que quedarían a una misma lineatura desde una imagen a distintas resoluciones. La resolución mayor provoca pixelados y pérdida de continuidad en líneas definidas

Aún nos queda la duda de esa petición general de imágenes de 300ppp. La respuesta está en que esa resolución, en la mayor parte de los casos, será suficiente para conseguir una buena calidad de impresión aplicada a las lineaturas utilizadas en imprenta para los encargos y los materiales habituales.

¿Y no alcanzaríamos mayor calidad aumentando la lineatura? Además de la limitación que el soporte nos impondrá, hay que tener en cuenta que a mayor lineatura, menor cantidad de tonos pueden reproducirse, ya que en la misma unidad de superficie hay que imprimir más puntos de trama que tienen un tamaño menor y, por lo tanto, menos tamaños posibles de punto. El resultado es un aumento de contraste en la imagen y una mayor probabilidad de aparición de áreas con bordes definidos en lo que deberían ser tonos continuos. Como siempre, el equilibrio es la clave.


Si imaginamos una máquina que imprima a una resolución de 20ppp, a una lineatura de 4lpp caben, en cada pulgada, 4 celdas de 5 puntos de lado, lo que significa 26 tonos diferentes. Si aumentamos la lineatura a 5lpp, dispondremos de 5 celdas de 4 puntos de lado, lo que reduce los tonos posibles a 17